jueves, 26 de mayo de 2011

Pepón el dragón


Se ha escondido Pepón
dentro de un viejo armario,
le persigue con obstinación
un caballero del vecindario.

El caballero le cogió manía,
Pepón le quemó una almena
de un castillo que este tenía
y se lo dejó hecho una pena.

Fue un fatídico accidente,
Pepón no pudo hacer nada,
cuando volaba, casualmente,
se produjo una llamarada.

Tiene el pobre Pepón,
dice su medico de cabecera,
problemas de digestión
y una grave carraspera.

Ha probado muchos remedios
para esta grave molestia,
quiere poner todos los medios
para dejar de ser tan bestia.

Pero no halla el ungüento
que solucione su problema,
y ser el malo del cuento
le produce mucha pena.

sábado, 21 de mayo de 2011

Simón el Camaleón

Simón el camaleón
no pierde ocasión
y con cualquier excusa
se cambia la blusa.

No es que sea coqueto,
sino mas bien discreto,
quiere pasar desapercibido,
que no sepan que ha venido.

Si está entre flores
de mil tonos y colores,
viste una blusa estampada
y aquí no ha pasado nada.

Si está en arbustos y matas
oculto entre hojas y ramas,
viste una blusa color verde
y no hay manera de verle

Dicen que es para cazar
a algún distraído animal,
yo creo que no se deja ver
sólo por simple timidez.

miércoles, 18 de mayo de 2011

El rap del Conde Olinos

Pasaba un colega un día
por la playa del lugar,
esperaba a su amiga
la fiesta de San Juan.

Mientras la esperaba
un rap se puso a cantar,
y todos los que pasaban
se acercaron a bailar.

Como ella vive cerca
la madre le oyó cantar:
-“Mira hija que verbena
hay liada en aquel bar”.

-“No es mamá una verbena,
ni tampoco un disco-bar;
es el rap de mi colega,
que me viene a buscar.”

-“Pues si a buscarte viene
se va a tener que esperar
a que acabes los estudios
y él se ponga a trabajar “.

-“No te pongas así madre,
no le obligues a esperar,
que si se hace muy tarde
con otra se va a largar”.

Se hizo la medianoche,
ya no se oyó cantar,
se habían ido en coche
los dos cantando el rap.

Se fueron a comisaría
los padres a denunciar,
y desde aquel lejano día
no los dejan de buscar.

Ellos desde esa noche
no han parado de cantar,
van fugados en su coche
cantando este viejo rap:

“Paseaba el Conde Olinos
mañanita de San Juan...”

viernes, 13 de mayo de 2011

Una rana y un sapo

Una alegre mañana
bajo la luz del Sol
despertó una rana
henchida de amor.

Saltaba en su charca
llena de alegría,
saltaba y brincaba
por el nuevo día.

Un distinguido sapo
irrumpió entretanto,
era gentil y guapo,
era todo un encanto.

La rana que lo vio
en ese momento
de él se enamoró,
como en un cuento.

Totalmente cautivada
sucumbió ella sumisa
a su intensa mirada,
y su alegre sonrisa.

Sin perder un segundo
al galán quiso besar,
que viera todo el mundo
cuanto lo iba a amar.

Cual fue su estupor
cuando tras el beso,
el dueño de su amor
resultó ser …. eso.

Un príncipe dijo ser,
que habían hechizado
por razones del querer,
y en sapo transformado.

Le creció la melena,
incluso barba y bigote,
estaba hecho una pena,
un perfecto monigote.

“-¡Que me traigan mi sapo,
insistía la rana tozuda,
que él si que era guapo
y no esta cosa peluda!.”