domingo, 16 de diciembre de 2012

La cebra Petra

La pobre Petra,
la vieja cebra,
en una batalla
perdió sus rayas.

En dura lucha
allí en la ducha,
con un cepillo
que fue muy pillo.

El muy bribón
se las borró
mientras frotaba
y se enjuagaba.

Cuando se secó
y por fin vio
su piel tan blanca,
sin una franja,

así desnuda
le surgió la duda:
“¿No seré una mula
terca y tozuda?”.

Pobre Doña Cigüeña

Pobre Doña Cigüeña,
se ha hecho mayor,
y aunque se empeña,
no puede con su labor.

Cuando hace sus repartos
siempre llega retrasada,
todos están ya hartos,
pero no le dicen nada.

Da la pobre tantas vueltas,
acaba tan desorientada,
que cuando se da cuenta
es casi de madrugada.

Lleva hoy del pico colgando
un bebe recién nacido,
que ya está berreando
por tan largo recorrido.

“O tu te has perdido,
o yo mucho me engaño.”
Le dice sobrecogido
el bebe de ochenta años.

sábado, 19 de mayo de 2012

Nana de la estrella


Estrella brilla,
que cuando brillas
velas el sueño

de este pequeño.


Duerme mi amor,
que ya viene el sol
a ver esta estrella
que luce tan bella.

Estrella reluce,
que cuando reluces
bañas de ternura
a esta criatura.

Duerme pequeño,
que eres su dueño
y cuando titila
al sol encandila

Estrella resplandece,
que si resplandeces
tan solo un poquito
dormirá mi angelito.

Duerme mi bien,
que el Sol también
se irá a descansar
al verla brillar

Estrella destella,
cada vez que destellas
le haces un mohín
a este querubín.

Duerme mi cielo,

que vendrá luego
lleno de alegría
el sol con el día.


lunes, 30 de abril de 2012

Gamusinos

Salieron de noche
niñas y niños,
salieron de noche
a cazar gamusinos.

La luna miraba
colgada del cielo
como avanzaban
detrás del abuelo.

Las estrellas reían
junto a la luna,
pues todas sabían
que era una burla.

Caminan todos
por la vereda,
uno tras otro
van en hilera.

Avanzan con tiento
sin hacer ruido,
tan solo el viento
arrastra sonidos,

intentando evitar
cualquier ruido
que pudiera asustar
a un gamusino.

Toda la jornada
marchan cargados,
llevando a la espalda
cada uno su saco.

“Por esta vez,
por ser la primera,
los podréis coger
sin usar escalera”.

Cuando de golpe,
casi por sorpresa,
surgió en el monte
la primera presa.

“Algo se mueve
entre las matas,
algo se mueve
que no tiene patas”.

Corre el abuelo
y con gran tino
coge el primero,
el primer gamusino.

“Algo se mueve
tras ese risco,
algo se mueve
que no tiene pico”.

Corre el abuelo
y atrapa otro,
lo cogió del suelo
con gran alboroto.

“Algo se mueve
en esas ramas,
algo se mueve
que no tiene alas”.

De nuevo el abuelo
estuvo muy listo
y cogió el tercero,
el tercer gamusino.

Vuelven los mocosos
saltando y corriendo,
vuelven dichosos,
vuelven contentos.

Van las criaturas
todos cargados,
llevan sus capturas
metidas en los sacos.

Vuelven a casa
niñas y niños,
se acabó la caza
de gamusinos.

Al llegar a casa
les llevan sus padres
a dormir a la cama,
porque ya es tarde.

“Debéis dormiros,
ya mañana veréis
vuestros gamusinos,
no os preocupéis”.

Por la mañana
llenos de contento
dejan la cama
en pos de su trofeo.

Con mucho tacto
todos los niños
abren los sacos
de los gamusinos.

¡Que desencanto!,
están como fieras,
cuando abren los sacos
y ven sólo piedras.

Piensan todos
muy enfadados
que es el robo
de unos malvados.

Todo ese sofocón
era porque no sabían
que con la luz del Sol
los gamusinos huían.

Pero su abuelo
los sacó del error:
“Volverán luego,
escapan del Sol”


domingo, 15 de abril de 2012

Luna se ha enamorado

Luna se ha enamorado,
se ha enamorado locamente,
un príncipe es su amado,
un príncipe valiente.

Tiene un caballo alado,
lleva capa y espada,
pero es muy despistado
y nunca ha notado nada.

En un rincón del cielo
anhela Luna sumisa
un gesto de consuelo,
una leve sonrisa.

Pero él no sabe nada
y la ha dejado sola,
se fue de madrugada
volando hacia la aurora.

Es tal la desolación
por estar tan distante
del dueño de su corazón
que se torna en Luna Menguante.

¡Cuan grande es su pena!,
¡cuanto su pesar!,
llora sobre la arena
a la orilla de la mar.

Se acercó una sirena
al oírla sollozar,
-“¿Cuál es la gran pena
que te hace así llorar?.”

-“Se ha ido mi amado,
no lo volveré a ver,
y no se ha percatado
de cuanto es mi querer”.

-“No pierdas la ilusión,  
cabalgando por poniente
volverá a la menor ocasión
tu príncipe valiente”.
             
Este dichoso mensaje
se convirtió para Luna
en un mágico brebaje
que la hizo feliz como ninguna.

Fue tal su alegría,
se mostró tan sonriente,
que a partir de ese día
fue Luna Creciente.


jueves, 5 de abril de 2012

Canta cigarra


Canta cigarra,
cántale a tu amor
con tu guitarra
una bella canción.

Canta cigarra,
cántale a tu amada
con tu guitarra
una linda balada.

Canta cigarra,
canta todo el día
con tu guitarra
una dulce melodía.

Canta sin descanso,
cántale tu amor,
que viene el ocaso
y se oculta el Sol.


sábado, 17 de marzo de 2012

El mar y la luna



El mar y la luna,
la luna y el mar,
una rumba
quieren bailar.

Dos pasos adelante,
dos pasos atrás,
hacen un volante
y vuelven a empezar.

Coge mi mano,
déjate llevar,
insiste en vano
de nuevo el mar.

No le hace caso,
de esta rumba
lleva el paso
la terca luna,

y si Luna se acerca
sube la marea,
mas si Luna se aleja
baja la marea.


sábado, 25 de febrero de 2012

Estrella y Lucero

Es ella,
la estrella,
tan bella.

Es Lucero,
el primero
del cielo.

Desespera
doncella
la estrella,

que zalamero,
diga Lucero;
“te quiero”.

Él, ocultó
por temor
su amor,

mas llora
ahora
la aurora,

y espera
que vuelva
su estrella.


domingo, 5 de febrero de 2012

Rita la mariquita

Rita la mariquita
quiere ir a la feria,
que nadie se ría
que la cosa es seria.

Rita la mariquita
quiere ir a bailar
desde hace ya días
a la feria del lugar.

Quiere bailar sevillanas,
necesita acompañante,
y se muere de ganas
de tenerlo cuanto antes.

Por eso se ha puesto
su bata de lunares,
de lunares negros
sobre fondo granate.

Habló con el saltamontes,
pero no sabe bailar,
pues sólo da botes
y sólo sabe brincar.

Habló con la cigarra,
pero no sabe bailar,
ella toca su guitarra
y sólo sabe cantar.

Habló con el ciempiés,
pero como va a bailar,
teniendo tantos pies
la acabará por pisar.

Sigue Rita la mariquita,
con su bata de lunares,
desespera día tras día
buscando acompañante.

lunes, 16 de enero de 2012

Nana para Aitana


Mi hija. Que nació hace 9 años


Baja la luna,                
y con un abrazo,           
a mi niña acuna             
en su regazo.          
                              
Duérmete niña,             
duérmete ahora,           
que ya llega                 
la aurora.                   

Baja una estrella,
baja y la arrulla,
se abraza a ella
y se aturulla.

Duérmete niña,
duerme mi amor,
que ya llega
de nuevo el Sol.

Baja un lucero,
baja y la mece,
con tanto esmero
que la adormece.

Duermete niña,
no temas nada,
que ya llega                          
la madrugada.

Viene papá,
con una nana,
con un arrullo
para Aitana.

Duérmete hija,
duérmete Aitana,
y descansa
hasta mañana.