viernes, 16 de septiembre de 2016

Un principe soltero


No soy un príncipe valiente,
ni seré el rico heredero
de una fortuna ingente,
pues soy muy jaranero.
 
Nunca me bato en justas,
ni participo en cacerías,
porque no me gustan,
prefiero las romerías.
 
No brillo con la espada,
tampoco en la equitación,
para mi no hay nada
como una bella canción.
 
No tengo en mi castillo
ni fosos, ni almenas,
pero si un organillo
que me quita las penas.
 
No hice las cruzadas
contra los infieles,
me parecían cansadas
y un poco crueles. 
 
Malgasto mi dinero
y no hay bella princesa
que me diga el “si quiero”,
tampoco me interesa,
 
ni conservar mi linaje,
porque yo prefiero
ser un alegre paje
aunque sea soltero.


Dora la tostadora





Dora la tostadora,


la ultima tostada


le salió quemada,


y por eso llora.


 


Ella sólo quería


darle su calor


y todo su amor,


como cada día.


 


Es muy despistada,


no miró la hora


y la tostada ahora


está chamuscada.


 


Comete la tostada


que no se disguste,


y aunque no te guste


no le digas nada.





miércoles, 24 de agosto de 2016

Lágrimas de cocodrilo


Es el señor Petronilo

un gran cocodrilo

que vive en el Nilo,

pero no tiene amigos.

 

Llegaron unos cazadores

a su rio un lejano día

con muy malas intenciones,

y se quedó sin compañía.

 

Engañaron a sus amigos

con una vida de alegrías,

los engañaron como chinos,

pues ya nunca volverían.

 

Siendo tan bonachones

acabaron al fin sus horas,

hechos mil cinturones

y cien bolsos de señoras.

 

Petronilo desde aquel día

llora a la orilla del rio Nilo,

llora solo y sin compañía,

llora lágrimas de cocodrilo.




Cigarra y Grillo





Son Grillo y Cigarra


dos tercos trovadores


que cantan tenaces


sus penas de amores.


 


Grillo en la noche


la mas bella balada


con todo su amor


canta a su amada.


 


Cigarra enamorada


a lo largo del día


dedica a su amado


su triste melodía.


 


Grillo en la noche,


Cigarra en el día,


cuando se encuentren


cantarán de alegría.


 


Y serán Grillo y Cigarra


dos alegres juglares


que entonarán felices


sus coplas y cantares.





martes, 2 de agosto de 2016

Teodora la lacomotora







Es la vieja Teodora

una locomotora de vapor

que en toda ocasión

circulaba sin demora.

 

Es la pobre Teodora

una vieja locomotora

que llora a toda hora

por no estar ya de moda.

 

Desde que el AVE ha llegado

ya no hace grandes viajes

que precisen de equipaje,

y de categoría le han bajado.

 

Hacía viajes internacionales,

y ahora se dedica cada día

a recorridos de cercanías

por inmundos andurriales.

 

Dicen que es muy vaga,

que cuanto le cuesta

subir una leve cuesta,

que se queda descolgada.

 

Y aunque aún Teodora

le pone mucho tesón,

y todo su gran corazón,

ya nunca llega a la hora.








Un pavo real






Pretendió un pavo real

conquistar una pavita,

no conocía otra igual

tan hermosa y bonita.

 

Quería llamar su atención

con su hermoso plumaje,

conquistar su corazón

e iniciar un gran linaje.

 

Orgulloso y presumido

un abanico colosal     

colmado de colorido

desplegó el pavo real.

 

Replicó la pavita ufana:

“ La primavera ha llegado,

y con ella cada mañana

este pavo encopetado.”






viernes, 15 de julio de 2016

El mago Santiago



Es el pobre Santiago
un desdichado mago.
Un truco le obsesiona
que nunca le funciona.
 
Quiere hacerse invisible,
y aunque parezca imposible,
él pone todo su interés
y lo intenta una y otra vez.

Lo intenta por la mañana,
durante toda la semana,
incluso de madrugada,
pero nunca consigue nada.

Está el pobre desesperado,
siente que ha fracasado,
y hasta pierde la paciencia
después de tanta insistencia.
 
Y cuando al final lo consigue,
consigue por fin ser invisible,
Santiago no puede creerlo,
no hay nadie que pueda verlo.








Eclipse de luna







Viaja Don Comenta
en su bicicleta,
podría ir en coche,
pero como es de noche...
 
A Luna debe contar
lo que acaba de escuchar,
los astros se lo han chivado
en cuanto se han enterado.

Sol se ha enamorado,
en Luna se ha fijado,
y Tierra envidiosa
se ha puesto celosa.

Sol y Luna se admiran
con sonrojo se miran,
Sol y Luna se cortejan
y las estrellas lo festejan.

Comienzan a bailar
girando sin parar,
llena de alegría
la noche y el día.
 
Tierra en sus desvelos
haya solución a sus celos:
“-Si no pueden verse
dejarán de quererse”.

Se consigue colocar
en el preciso lugar
desde el que entorpecer
y a Luna ensombrecer.
 
Pero Sol y Luna se aman
y al instante se aclaman,
inmediatamente giran
y por siempre se admiran.




lunes, 11 de julio de 2016

Cuasimodo



Está el pobre Cuasimodo
aburrido de estar solo,
de que todos le insulten,
y de que de él se burlen.

Que si tiene una joroba
que pesa una arroba,
que si está tuerto
y tiene un ojo suelto.

Que se burlen sin fin
de su asombrosa nariz
y de sus tristes andares,
siempre tan particulares.

Se escondió en la catedral
huyendo de la vecindad,
donde conoció a las gárgolas
que también estaban solas.

Se enamoró de Esmeralda
que nunca le dio la espalda.
Tenía ella tal generosidad
que no le importó su fealdad.

Pero se enamoró de un capitán,
un capitán de la guardia real,
y presa de ese gran amor
a él le entregó su corazón.

Cuasimodo no pierde la esperanza
de que algún día Esmeralda,
a pesar de su gran fealdad
se enamore de su bondad.


miércoles, 1 de junio de 2016

Don Búho y Doña Lechuza


Don Búho y Doña Lechuza,
Doña Lechuza y Don Búho,
son una pareja
son más que un dúo.

Es muy hacendosa
Doña Lechuza,
limpia su nido
con una gamuza.

Es Don Búho
un soñador,
mira al cielo
lleno de candor.

Está Doña Lechuza
siempre enfadada,
Don Búho no le ayuda
nunca hace nada.

Él se ha enamorado
de una joven estrella,
dice que es hermosa,
dice que es muy bella.

Se ha puesto ella
un poco celosa,
dice que esa estrella
es muy vanidosa.

Le confiesa Don Búho
con mucho cariño
cuanto la admira
desde que era un niño.

-“No eres la mas bella,
ni la más hermosa,
pero me haces paella
y eres primorosa.”



martes, 24 de mayo de 2016

Don Elefante


Camina don Elefante
distinguido y elegante,
viste levita radiante,
sombrero y guantes.

Encontró a Doña Serpiente
que le dijo sonriente:
-“Donde vas tan elegante
cual si fueras un infante”.

-“A una gala importante
de un gran almirante”.
contestó petulante
con actitud distante.

Continuó Doña Serpiente
su camino velozmente.
Don Elefante contrariado
se sitió muy agraviado.

Se cruzó a Doña Pantera
que le dijo zalamera:
-“Donde vas tan galante
que pareces un postulante”.

Respondió Don Elefante
sin perder un instante.
-“A lucir mi gran belleza
a una fiesta de la nobleza”.

Se marchó Doña Pantera
iniciando su carrera.
Él de nuevo confundido
no entendía lo ocurrido.

Siguió arrogante su camino,
sin importarle un comino
los gestos que le indicaban
que quizá se equivocaba.

Acabó Don Elefante,
con su porte y su talante,
en un circo, de atracción,
con una foca y un león.


Baldomero nunca es el primero


Baldomero se ha enamorado
de una hermosa doncella,
de una doncella muy bella
que su corazón ha cautivado.

Pensó que para enamorarla
debía mostrarse galante,
incluso un poco arrogante,
y con sus gracias conquistarla.

Como no puede alardear
de ser Conde o Caballero,
creía que debía ser el primero
en cualquier gracia o habilidad.

Eso le generó un gran sofoco,
pues nunca en nada brilló,
ni en ningún arte triunfó,
y eso es ofrecer muy poco.

Ahora está lleno de júbilo,
y aunque sigue sin ser el primero,
ella por fin le dijo; te quiero,
y le juró que él será el último.



domingo, 8 de mayo de 2016

Pedro el gato negro



Es el pobre Pedro
un triste gato negro
que ya está cansado
de ser rechazado,

y de ese rumor que circula,
de que quien con él se cruza,
tiene muy mala fortuna
y sufre mil desventuras.

Se cruzó con una ciclista,
que no debía ser muy lista,
pues se le enredó un pedal
y chocó contra una señal.

Coincidió con un policía
que no debía tener su día,
y cuando el silbato tocó
el pobre se atragantó.

Se encontró a un relojero
que quería ser el primero.
Sus esfuerzos serán en balde,
pues siempre llegará tarde.

Yo sí que soy desdichado,
dice Pedro apesadumbrado,
siempre me he cruzado
con pobres desgraciados.


domingo, 17 de abril de 2016

En el Museo del Prado



En el Museo del Prado
hoy pasó algo muy raro,
no están, se han escapado,
las figuras de los cuadros.

La Maja desnuda
se dio a la fuga,
y La Mona Lisa
salió con prisa.

Las pobres Meninas,
las más chiquitinas,
esperaron su momento
para salir corriendo.

Están desesperados
en el Museo del Prado:
El gran pintor Picasso
a nada hace ya caso.

Está el pobre Dalí
en continuo frenesí,
perdió las figuras
de todas sus pinturas.
  
y al triste Goya
se le fue la olla,
buscando la razón
de tan rara evasión.

Todos los pintores y artistas
están buscando una pista
que resuelva este misterio
que parece tan serio.

Se habrán ido de fiesta,
o a echarse la siesta,
pero en el Museo del Prado
no hay figuras en los cuadros. 




jueves, 7 de abril de 2016

Antonio Machado


Nació este ilustre autor
en la ciudad de Sevilla,
aunque ya siendo mayor
también viviría en Castilla.

Nació en una casa con patio,
con huerto y con limonero.
Nació en una casa palacio,
sin tener mucho dinero.

Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla,
y un huerto claro donde madura el limonero;
mi juventud, veinte años en tierras de Castilla;
mi historia, algunos casos que recordar no quiero.

Tuvo que irse a Madrid
siendo todavía un chaval,
aunque antes de partir
consiguió conocer el mar.

En Madrid pudo estudiar
en una nueva Institución
que defendía la libertad  
como método de educación.

Con más pena que gloría
acabó el bachillerato,
en varias convocatorias
suspendió Latín y Castellano.

Era una familia muy grande,
eran en total ocho hermanos
que mantenía sola su madre
sin que le echaran una mano.

Con su hermano Manuel 
se entrega a la vida bohemia,
que vivieron este y aquel,
como si fuera una epidemia.

Se aficionaron a cafés y bares,
a sus tertulias literarias,
y a conocer intelectuales
con sus ideas libertarias.

Se interesaron por la poesía,
y cualquier otra forma de arte,
escribirían todos los días,
querían ser intelectuales.

Y al cabo, nada os debo; debéisme cuanto he escrito.
A mi trabajo acudo, con mi dinero pago
el traje que me cubre y la mansión que habito,
el pan que me alimenta y el lecho en donde yago.

Se marcharon luego a París
conocen allí a Wilde y Baroja,
y cuando vuelven a Madrid,
a Ruben Darío y toda su tropa.

Hasta que llega el día
en que lleno de zozobra
da un primer fruto su poesía
y publica su primera obra.

Pensando en su futuro,
oposita luego a una plaza
de profesor de instituto,
y se dedica a la enseñanza.

Soria es el destino elegido.
Allí se instala en una pensión,
donde, cosas del destino,
conocerá su primer amor.

Ella se llama Leonor,
y aunque es aún una chiquilla,
viven tan presa de ese amor
que se casan enseguida.

Pero es tan cruel la fatalidad
que en su primer viaje a París
ella sufre una enfermedad
que la apaga hasta morir.

Cinco años estaría en Soria,
y desde aquella temporada,
guardaría en su memoria
a esas tierras castellanas.

En “Campos de Castilla” elogiaría
a sus tierras y sus lugares,
y les dedicará su poesía
en sus “Proverbios y Cantares”.

Al olmo viejo, hendido por el rayo
y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo
algunas hojas verdes le han salido.

Abatido por la pena,
solicita un traslado,
y acaba en Baena,
este poeta enamorado.

Triste y solitario,
siete años estaría,
caminando a diario,
allí en Andalucía.

A Segovia se iría después,
donde pudo participar
en sus tertulias de café
y en su Universidad Popular.

Aunque viajaba a Madrid
en cuanto tenía oportunidad,
pues allí quería descubrir
su enorme vida cultural .

Hasta que conoció a Guiomar,
y aunque ella le puso excusas,
de nuevo se llegó a enamorar
y la convirtió en su musa.

En un jardín te he soñado,
alto, Guiomar sobre el río,
jardín de un tiempo cerrado
con verjas de hierro frío.

Pero estalla la guerra civil.
Una guerra fratricida,
una guerra horrenda y vil,
criminal y homicida.

Por su significación política,
con otros poetas y letrados,
por su relevancia artística, 
son a un lugar seguro evacuados.

Pasa primero por Valencia
y después por Barcelona.
Será el final de su existencia,
serán sus últimas horas.

Como otros muchos paisanos
tuvo que salir hacia el exilio,
cruzó la frontera andando
y murió en Colliure sin auxilio.

Y cuando llegue el día del último viaje,
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar.

Solo y abandonado,
murió este poeta popular
se pasó la vida andando,
y nunca dejó de caminar

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.