miércoles, 23 de marzo de 2016

Amador el domador


Es Amador
un gran domador,
de enorme valor
y gran decisión. 

Con gran valentía
Amador se encierra
todos los días
con todas sus fieras.

Tigres y leones
le enseñan sus zarpas
en mil ocasiones
dentro de la carpa,

pero él las somete,
y cuando le retan
en un periquete
todas le respetan.

Si ruge un león,
enérgico y rápido,
responde Amador
usando su látigo.

Si ruge un tigre,
en un momento
hacia él se dirige,
y le deja sin aliento.

A las panteras
con una mirada,
si estas se revelan,
las deja heladas.

El publico le admira,
con cada actuación
se gana su estima
y le aplaude mogollón.

Pero al pobre Amador
le da mucha vergüenza
un extraño temor
que a nadie cuenta.

Teme a la oscuridad
una barbaridad,
no puede descansar
sin ver claridad.

Y tiene en su mesilla,
de noche y de día,
una pequeña lamparilla
siempre encendida.






viernes, 18 de marzo de 2016

El Señor Ruiz


El Señor Ruiz es un cantante
de voz distinguida y elegante,
por sus mil tonos admirado
y por sus acordes envidiado.

Hizo carrera en la ópera,
una carrera exitosa y próspera,
que le llevó a París a cantar,
incluso a La Scala de Milán.

Ahora sólo da serenatas
en festejos y parrandas.
Canta para alagar a las damas
y para conquistar a su amada.

Canta hasta la madrugada,
con su voz tan atildada,
bajo el balcón de su amada,
pero no consigue nada.

Su voz ya no es la que era,
cómo sonaba en primavera,
que no le hacían sombra
ni el jilguero ni la alondra.

Aún recuerda los días
en que su maestro le decía,
allí en la escuela de canto,
muy de cuando en cuando .

“Cuando crezcas y seas mayor
serás sin duda un gran Señor,
y te llamaremos Señor Ruiz,
mientras tanto, por aquí,

te llamaremos ruiseñor”.


miércoles, 16 de marzo de 2016

Policarpo el hipocampo



Policarpo el hipocampo,
que ni tiene hipo,
ni vive en el campo,
aunque es un buen tipo.

Es Policarpo un caballito,
un caballito de mar,
un caballo muy chiquito
que no puede galopar.

No puede galopar,
no galopa Policarpo,
porque vive en la mar
y no vive en el campo.

No tiene crines, ni patas,
no tiene patas, ni grupa.
ni tampoco tiene escamas,
pero él no tiene la culpa.

Solo tiene una cola,
una cola circular,
que bate sobe las olas
cuando nada en la mar.

Policarpo vive en la mar.
en la mar vive Policarpo,
y si la quiere atravesar,
la debe cruzar nadando.

La debe cruzar nadando,
cruzarse toda la mar,
porque no vive en el campo
y no puede galopar.


lunes, 14 de marzo de 2016

El señor Pérez Oso


El señor Pérez Oso
es un oso trabajador,
esforzado y cumplidor,
y por demás laborioso.

Es el primero en la mañana,
nunca sale antes de las tres
y no para ni a tomar café.
Aunque no sirve de nada.

Le critican los compañeros;
que el trabajo nunca sale,
que lo que él hace no vale,
porque dicen que es lento.

Él no es lento, es detallista,
y no se esfuerza en apresurarse
pues no quiere equivocarse
por hacer las cosas con prisa.

Es Pérez Oso tan minucioso,
que aunque quiera acelerar,
en la vida lo podrá lograr,
porque es un oso perezoso.




sábado, 5 de marzo de 2016

Barrufet y el ratón. (Historia de una amistad en cinco actos) Acto V. La despedida


 (Verso en el escenario, situado en su lugar. En el fondo una imagen del bosque, con un río que se prolonga por el escenario. Se oye el sonido del agua del río que corre. Entran en escena Barrufet y Ratón, caminando y hablando).

Verso:            Seguirán juntos caminando,
                        en su camino avanzando,.
                        y ambos seguirán disfrutando
                        de la amistad que está germinando.
                        Pero cuando el río logran alcanzar
                        está a punto de desbordar,
                        esta ingrata sorpresa
                        pone en peligro su empresa.
                        Con la intervención de castor,
                        otro amigo, también roedor,
                        les dará la solución
                        y resolverán la situación.

Ratón:              (aguzando el oído)
                        ¿Qué es ese rumor
                        que se oye alrededor?

Barrufet:        El agua de un río
                        que parece bajar bravío,
                        un río que deberemos cruzar
                        para poder llegar a tu hogar.

Ratón:           Yo nunca he nadado,
no sé qué has pensado,
                        pero si eso ha sido
                        dalo por desistido.      
           
Barrufet:        No te has de preocupar,
conozco un lugar         
                        por el que para cruzar
                        no deberás nadar.

Verso:            Al río por fin logran llegar,
                        y al ver que va a desbordar
                        en ese mismo instante
les cambio el semblante.

Ratón: (Ratón con asombro)
¿Por este lugar
                        deberé cruzar
                        sin saber nadar?,
                        ¿me quieres ahogar?.

Barrufet:        Soy el primer sorprendido,
                        nunca vino tan crecido.

Ratón:      (Enojado)
                        También para esta ocasión
                         habrá una explicación.

Barrufet:        Déjame pensar…,
                        creo que lo puedo explicar.
Un duro y frío invierno pasó
hasta que la primavera llegó,
                        en el que hubo grandes nevadas
                        que se mantuvieron heladas.                
                        Ríos y arroyos crecieron,
                        pues los rayos del sol fundieron
                        las nieves de las cordilleras
                        almacenadas en las neveras.

Ratón:            ¿Tienes alguna previsión
                        de lo que durará esta situación?.

Barrufet:        Es fácil equivocarse
                        pero si hay que aventurarse
                        te diré que podría prolongarse .

Ratón:              (Desesperado).
                        Por favor.., no puede ser,
                        no me lo puedo creer.

Barrufet:        No caigamos en la desesperación,
                        habrá alguna solución,
                        si nos ponemos a pensar
                        la podremos encontrar.

Verso:            Y aparece despistado
                        un nuevo invitado.

            (Aparece en escena Castor).

Castor:           Perdonar mi intervención,
                        pero he oído vuestra conversación
                        y no comprendo la preocupación,
                        creció el río, no es una inundación.

Ratón:             Para ti no es importante
                        por eso estás tan campante,
                        aunque no sea una inundación,
                        si tú estuvieras en mi situación
                        otro gallo cantaría,
                        también te preocuparía.           
           
Castor            ¿Cual es esa situación
                        que te llena de preocupación?

Barrufet:        Debe el río cruzar
                        para regresar a su hogar.

Castor:           No veo el problema,
                        ni la razón de tanta pena.

Ratón:              (Desesperado, entre sollozos).
                        ¿Cómo no me voy a apenar?,
 nunca aprendí a nadar,
                        y si intento cruzar
                        me voy a ahogar.

Barrufet:        Habíamos pensado
                        cruzar por este lado
                        donde generalmente
                        no hay tanta corriente
                        y se puede cruzar
                        sin saber nadar.

Castor:           Dejar el sofocón
                        para mejor ocasión,
yo os puedo ayudar
si lo que queréis es cruzar.

(Señalando hacia una curva del río).

                        Con  ramas que recogeré,
en esa curva construiré
                        una pequeña empalizada,
                        y quedará el agua estancada
                        el tiempo justo y preciso
                        para que crucéis tras mi aviso.

Ratón:            (Exultante de alegría)
¿Qué es lo que acabo de oír?,
¿podremos al fin seguir?,
¡que alegría!, ¡que satisfacción!,
¡me embarga la emoción!.
                        No se como os podré pagar
                        todo lo que me vais a ayudar,
                        empezaba ya a pensar
                        que no volvería a mi hogar.     

Castor:           Nada me has de pagar,
                        en este lugar
nunca le cobramos
                        a quien ayudamos.
                        Y ahora manos a la obra
                        que no hay tiempo de sobra.

            (Se dirige Castor al fondo del escenario, y comienza a trabajar junto al río, moviendo ramas y pequeños troncos).        
           
Barrufet:        Una vez que hayas cruzado
                        tu casa casi habrás alcanzado,
                        hallarás la dirección
con una breve indicación.
                        Seguirás primero
                        un pequeño sendero,
                        que cruza una cañada
                        ahora abandonada.                 
                        Subirás después
                        hacia un gran ciprés,
                        rodeado de matorrales
                        zarzas y rosales.
                        Para ascender finalmente
                        una pequeña pendiente
                        en la misma dirección
                        hasta llegar a un peñón.                                              
                        Hallarás allí un saliente
                        desde allí si miras a oriente
                        podrás por fin divisar
                        a lo lejos tu hogar

            (Comienza a sonar música de fondo, 11º movimiento de “Las cuatro estaciones” de Vivaldí, la música se prolongará durante las próximas intervenciones de “Ratón” y “Barrufet”, aproximadamente 1´15”, y  enmudecerá al llegar a la próxima intervención de “Castor”)               

Ratón:            Por tus palabras entiendo
                        que te estás despidiendo.

Barrufet:        Yo no debo cruzar
                        también aquí está mi hogar,
                        el dique se podría romper
                        y ya no podría volver.

Ratón:             Entiendo tu decisión,
                        pero me causa gran desolación,
                        han sido dos días muy especiales
                        intensos y joviales.                  
                        Me mostraste día a día
                        la magia y la fantasía,
                        y conocí la belleza
                        que atesora la naturaleza.
                        La utopía y la ilusión
                        se impusieron a la razón,
                        aprendí que con la imaginación
                        se sale de cualquier situación.

Barrufet:        Algo te he de confesar,
                        a ti no te puedo engañar,
                        cuando hablé de magia y fantasía
                        en cierto modo mentía.            
Únicamente lucía
                        lo que aquí ocurre cada día
                        durante la primavera,
                        sin que magia hubiera,
                        es que al venir de la ciudad
                        suponía para ti una novedad,
                        y a ti te parecía especial
                        lo que aquí es habitual.
           
Ratón:             No te debes sentir mal,
convertir en especial
lo que ocurre cada día 
es alcanzar la utopía.

Castor:           Al fin conseguí terminar,
no quisiera molestar
                        en esa bonita despedida,
                        la empalizada está construida.
                        Debéis rápido cruzar,
                        se volverá a desbordar
                        si el río sigue creciendo
                        y os seguís entreteniendo.        
           
(Comienza a sonar música de fondo, 12º movimiento de “Las cuatro estaciones” de Vivaldí, la música se prolongará hasta el final de la obra, aproximadamente 33”).

Ratón:                        Te estaré siempre agradecido
                        por todo lo ocurrido,
                        te prometo pronto volver
                        y a mi familia podrás conocer.

(Ratón cruza el río, ambos desde cada orilla se despiden diciéndose adiós con la mano, pero de forma inesperada…)

Barrufet:        Espera .

(Lanzándole un pequeño colgante que él mismo lleva)

                        Lleva siempre este talismán,
                        perteneció a un gran chamán,
                        te servirá de protección
                        en cualquier situación.

            (Siguen despidiéndose con la mano, la música sigue sonando incluso cuando baja el telón).

***

Barrufet y el ratón. (Historia de una amistad en cinco actos) Acto IV. Amanece


 (Verso ya está en el escenario, situado en su lugar.  Al fondo una imagen del bosque al amanecer. Están en escena Barrufet y Ratón, siguen dormidos donde quedaron en el anterior acto. En el centro del escenario una bailarina vestida de flor acurrucada, mientras verso habla la bailarina danza representando estos versos con la música del 2º movimiento de “Las cuatro estaciones” Vivaldi, “Verso” se demora unos 30 segundos entre cada una de las estrofas, de forma que queden repartidas a lo largo de los 2´  20” que dura el movimiento).

Verso:            Les alcanzó el amanecer
y el sol al resplandecer,
el canto de los ruiseñores
y el despertar de las flores.
Al llegar la mañana
bosteza una flor lozana
que con dicha y alegría
recibe al nuevo día.
El rocío quiere alcanzar
y sus pétalos refrescar.
            El frescor de la brisa
            le dibuja una sonrisa.
            Sus hojas y pétalos se mecen,
            se abren y guarecen,
con el canto de los pajarillos,
            y los  nuevos brillos
            de un sol centelleante
            que se ofrece deslumbrante
            a esta joven naturaleza
            que ahora se despereza.

Barrufet: (Estirándose y bostezando)          
¡Que alegría,
            un nuevo día!

(Dirigiéndose a Ratón)
    ¿Qué tal al despertar
            en un nuevo lugar?.

Ratón:            Tuve un sueño muy profundo.
            soñé que estaba en un nuevo mundo,
            lleno de trucos, ilusiones y fantasías
            que me sorprendían todos los días. 

Barrufet:        Y no te has equivocado,
            ocurre que aún no has despertado
            y toda vía no te has percatado
            de hasta dónde has llegado.

Ratón:            (Con expresión de duda)
            ¿Aún no he despertado?,
Si no he probado bocado
¿cómo voy a despertar?,
¡vamos a desayunar!.

Barrufet: (Con tono de sorna)
            Que exquisito manjar
            desea el señor desayunar.
            ¿Qué desayunan los roedores?,
             acaso dulce miel de flores,
            ricas almendras y avellanas,
            o sabrosas peras y manzanas.

Ratón:          Una nueva sorpresa,
            ahora sobre la mesa,
            ¿miel de flores?,
            yo de las flores            
conozco sus olor,
pero no sus sabor.

Barrufet:        No, flores no has de comer,
            las abejas suelen hacer
            una sabrosa ambrosía
            que nos ofrecen cada día.       

Ratón:            ¿Como hacen esta dulce ambrosía
                        de la que hablas con tanta alegría?.

Barrufet:        Con cuidado y amor
            extraen de cada flor
            un dulce polvillo
            de color amarillo
            con el que van a elaborar
            ese suculento manjar.
            Lo llevan a su colmena,
            que siempre está llena
            de miles de abejas,
            jóvenes y viejas,          
que lo van a cuidar
            hasta que llegue a macerar.

Ratón:           ¿Cómo pueden llegar
            a ese extraño lugar
            donde hallar ese polvillo
            de color amarillo?.

Barrufet:        Como buenos exploradores
                        rastrean por los alrededores
            sin descanso ni recreo             
            para ver cumplido su deseo.    
            Cuando una lo ha encontrado
señala el lugar que ha hallado
para que no surja la duda,
            y vuelve en busca de ayuda.    

Ratón:            ¿Se puede sin hablar
                        señalar un lugar?.

Barrufet:        Con una danza llena de gracias,
giros, cabriolas y acrobacias
indican la dirección y recorrido
del lugar por fin escogido.
Pero… dejemos la conversación
y pasemos a la acción,
nos espera un desayuno
sabroso como ninguno.

Ratón:            Sin más demora
llego la hora
de por fin probar
ese dulce manjar.
  
Verso:             Se acercaron a una colmena
            que de miel estaba llena,
            y llenos de alegría y gozo
            comieron con alborozo.
Una pequeña abeja
queda por ello perpleja
viendo a estos dos truhanes
haciendo tales desmanes.

(Ambos se acercan a una colmena que hay al fondo del escenario y comienzan a comer, mientras tanto una abeja vuela sobre ellos observándolos. Mientras dura la acción se oye música, de nuevo el primer movimiento de “Las cuatro estaciones”  de Vivaldi, durante aproximadamente 1´ 15”, hasta que se repiten los acordes iniciales, “Barrufet” y “Ratón” comen y bailan siguiendo el ritmo de la música).

Verso:            Una vez el hambre saciada,
casi no han dejado nada,
se deben ahora plantear
su camino continuar.

Ratón:            Está dulce y deliciosa,
                        pero es algo pringosa.

Barrufet:        Todos en este lugar
            saben valorar,
apreciar y saborear
            este suculento manjar. 
            Desde mama osa
a la pequeña raposa,
            y ninguna dijo quejosa
            que era algo pringosa.

Ratón:            (Algo avergonzado en su expresión)
                        No quiero resultar desagradecido,
                        pero es que eso me ha parecido.

Barrufet:        Que no te preocupe ese problema,
            ni te genere ninguna pena,
            pronto nos vamos a encontrar
            un  río donde te podrás lavar.
            Ahora con la tripa llena,
            hasta la hora de la cena
            debemos seguir  camino
            y llegar a nuestro destino.
           
Ratón:            ¿Cuánto tiempo puede faltar
                        para por fin llegar a mi hogar?.

Barrufet:        Si no pasa nada,
al final de la jornada
estará por fin a tu alcance,
            si no hay ningún percance.       
           
Ratón:        Estoy deseando llegar,
                        no sabes cuanto se llega a añorar
            a la familia y al hogar
            cuando estas en un lejano lugar.


            (salen caminando juntos de escena).